Art. 113 - Sacrosanctum Concilium - Música en la liturgia

Art. 113 Sacrosanctum Concilium 

Constitución sobre la sagrada liturgia.
Capítulo VI dedicado a la música Sacra.

Primacía de la Liturgia solemne

113. La acción litúrgica reviste una forma más noble cuando los oficios divinos se celebran solemnemente con canto y en ellos intervienen ministros sagrados y el pueblo participa activamente.
En cuanto a la lengua que debe usarse, cúmplase lo dispuesto en el artículo 36; en cuanto a la Misa, el artículo 54; en cuanto a los sacramentos, el artículo 63, en cuanto al Oficio divino, el artículo 101.

REFLEXIÓN

Este artículo reafirma la importancia de la música en la liturgia, lo cual debe siempre llevarnos a asumir con gran humildad y responsabilidad el servicio que todo cantor realiza en su parroquia. En este sentido el Papa Francisco el 4 de Marzo de 2017 en el marco del congreso internacional de música sacra que tuvo lugar en Roma dice:

1.- "La acción litúrgica reviste una forma más noble cuando los oficios divinos se celebran solemnemente con canto y en ellos intervienen ministros sagrados y el pueblo participa activamente. De esta forma, efectivamente, la celebración adquiere una expresión más alegre, el misterio de la sagrada Liturgia, y su naturaleza jerárquica y comunitaria, se manifiestan con más claridad,  la unidad  de  los corazones se vuelve más profunda  con la unidad de las voces”.

2.-  La “verdadera solemnidad de la acción litúrgica no depende tanto de la forma más rica del canto y de la suntuosidad de las ceremonias, sino del modo digno y religioso de la celebración”

3.- “Se trata, pues, en primer  lugar de participar intensamente en el misterio de Dios, en la "Teofanía" que se cumple  en cada celebración eucarística, en  que el Señor se hace presente en medio de su pueblo, llamado a participar verdaderamente en la salvación actuada por Cristo muerto y resucitado. La participación activa y consciente consiste, por lo tanto,  en ser capaz de entrar profundamente en este misterio, en saberlo contemplar, adorar y acoger, en percibir su sentido, en particular gracias al silencio religioso y  a  la musicalidad del lenguaje con que el Señor nos habla”.

4.- La misión que la Iglesia está llamada a perseguir en este ámbito tiene así  dos vertientes.”Por  una parte –explicó el Pontífice-  salvaguardar y promover el rico y variado patrimonio heredado del pasado y utilizarlo con  equilibrio en la actualidad evitando el riesgo de una visión nostálgica o "arqueológica". Por la otra,  asegurar  que la música sacra y  el canto litúrgico estén totalmente "inculturados" en los lenguajes artísticos y musicales de la actualidad;  esto es que sepan encarnar  y traducir la palabra de Dios en  cantos,  sonidos y armonías que hagan vibrar los corazones de nuestros contemporáneos,  creando también  un clima emocional adecuado, que predisponga a  la fe y suscite  la acogida y la plena participación en el misterio que se celebra.”

5.- “Ciertamente, el encuentro con la modernidad y la introducción de las lenguas habladas en la Liturgia ha planteado  muchos problemas de lenguajes, formas y géneros –prosiguió-  A veces han  predominado la  mediocridad, la  superficialidad y la  banalidad, en detrimento de la belleza y la intensidad de las celebraciones litúrgicas. Por eso los diversos protagonistas de este ámbito, músicos y compositores, directores y cantantes de coros, animadores de la liturgia, pueden aportar una contribución inestimable, sobre todo cualitativa, a la renovación de la música sacra y del canto litúrgico. Para que sea así es necesario promover una formación musical adecuada, también en los que se preparan para el sacerdocio, en diálogo con las corrientes musicales de nuestra época, con las diversas instancias culturales y con actitud ecuménica”.

Que el Espírtu Santo nos guíe a para hacer la voluntad de Dios.


Formación Musical diaria por Télegram t.me/ministeriodemusica

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias de antemano por tus comentarios. Que Dios te bendiga

PUBLICIDAD