Madre del Cielo - Canto a la Virgen María

Aquel día (Lc 1, 26-38) cuando el ángel Gabriel estaba ante María le dijo: “Has hallado gracia delante de Dios”, y ese día María respondió: “He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra.”
Aquel día (Lc 1,39-45), cuando Isabel oyó el saludo de María, saltó de gozo el niño en su seno y quedando llena del Espíritu Santo exclamó: "Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu seno", reconociendo así que la madre del Señor estaba ante ella, y aquel día, nuestra madre respondió: "Engrandece mi alma al Señor y mi espíritu se alegra en Dios mi salvador, porque ha puesto los ojos en la humildad de su esclava, por eso desde ahora "todas" las generaciones me llamarán bienaventurada" (Lc 1, 46-48)
Aquel día (Jn 2, 1-11), nuestra atenta madre, siempre pendiente de los detalles de sus hijos, acude a Jesús y le pide su ayuda para aquellos recién casados a los cuales se les había acabado el vino. Ese día, nuestra madre pronuncia sus últimas palabras plasmadas en los evangelios “Hagan lo que él les diga”, después de eso nuestra madre solo es mencionada en los evangelios mientras guarda silencio, pero siempre presente, siempre dando testimonio de amor a Dios, en el calvario, en pentecostés, pero también guardando y meditando todo en su corazón, por eso, aquel día, antes de su silencio, nuestra madre del cielo le regala a todos sus hijos un gran consejo: “Hagan lo que él les diga”, frase que necesitamos tener presente al leer la palabra de Dios, palabras que debemos recordar para hablar con Dios y decirle: “¿Señor qué quieres que haga?”, palabras que debemos meditar profundamente en nuestro corazón a imitación de María y así reconocer la voz de nuestro Dios y no dejarnos llevar por falsas doctrinas, ideologías, filosofías o corrientes del pensamiento que nos pueden llevar a hacer cosas que están en contra de lo que Jesús nos dice, palabras que debemos vivir, convirtiéndolas en hechos y en realidades fundamentadas en la fe, la esperanza y el amor. 

Nuestra madre en los evangelios nos regala un camino de santidad para seguir a Jesús. Al decirle “Sí” al Señor, ella se convierte en la primera cristiana. Al decir “Sí”, entrega su vida con plena confianza, amor y esperanza en Dios. Con su “Si”, nuestra madre abre su vida para que su esposo, el Espíritu Santo obre en ella concibiendo a nuestro salvador. Nuestra madre con su “Si” cargado de gran humildad y deseo de servir, se convierte en la primera cantora del nuevo testamento cuando proclamando la grandeza del Señor, su espíritu se alegra en Dios nuestro Salvador, reconociendo su poder y su infinita misericordia. 

Hermanos: Alegrémonos como Isabel de tener cerca de nosotros siempre a nuestra santísima madre la Virgen María, porque ella llega a nuestras vidas con Jesús, nos lleva a Jesús y nos aconseja diciendo una y otra vez: “Hagan lo que él les diga”. Recibámosla con la reverencia con que la recibe Isabel, reconociéndonos frágiles, pecadores, débiles, necesitados del Señor, pues como Isabel, también podemos decir: ¿Cómo he merecido yo que venga a mi la madre de mi Señor?


He aquí un esclavo más del Señor, hágase su voluntad.

A Jesús por María.
Totus Tuus

Johan Gregori Parilli Paz

18/01/2021

---------------------------------------
---------------------------------------
 

Voces:
- Isbel Pérez
- Johann Cristian Parilli Dominguez
- Johan Parilli

Letra y Música:
Un siervo inútil

En el siguiente enlace pueden descargar y compartir libremente la composición: https://www.safecreative.org/work/2101236682546-madre-del-cielo


Formación Musical diaria por Télegram t.me/ministeriodemusica 
Músicos Católicos | Música Católica

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias de antemano por tus comentarios. Que Dios te bendiga

PUBLICIDAD